La política y sus efectos negativo en la educación


#1

En Puerto Rico, la menor de las Antillas Mayores en el Caribe observamos cambios negativos en la educación que reciben los estudiantes de las escuelas públicas. El Secretario de Educación de Estados Unidos en su reciente visita a la isla, recomendó que para que los servicios educativos y el aprovechamiento académico de los estudiante demuestren mejorías deberemos quitarles los poderes con los cuales rigen los políticos las formas de administrar, supervisar, apoyar y ofrecer alternativas para una educación de excelencia. Datos e información reciente demuestran que se han tomado como prioridades atender aspectos de los fondos del gobierno federal. Las ayudas para servicios educativos, proyectos, propuestas y otros menesteres educativos sean convertido en un atractivo para individuos que buscan lucrarse de las asignación de dichos fondos. Es de todos que los políticos intervienen el cómo se distribuyen los mismos y se designan intereses políticos partidistas entre las comunidades escolares.

La política y la educación pueden co-existir juntas. Sin embargo, los políticos deben dejar que sean los educadores y administradores escolares quienes se encarguen de supervisar que los fondos federales y estatales son utilizados para los servicios educativos de los estudiantes, el desarrollo profesional de los maestros y el mejoramiento de la infraestructura físicas de los planteles escolares.

Mientras los políticos continúen con la avaricia de beneficiarse con los fondos y otorgarles beneficios a sus amigos del fraude, la educación será cada vez paupérrima. Políticos a politiquear y los educadores a enseñar. El sistema de controles de financieros junto con la sociedad puertorriqueña son responsables de eliminar este mal que tanto daño hace las generaciones de nuestra futura sociedad puertorriqueña.


#2

#3